jueves, 20 de junio de 2013

LA NOCHE SE HA CERRADO


La noche se ha cerrado 
y el quehacer dormido,
y cerrado el candado
y escucho tu latido.

Me tranquiliza, amada,
tu respirar tranquilo
y tu quietud pausada,
que yo la enhebro e hilo.

Y ver con qué sosiego
las flores de tu frente
germinan con el riego
del agua de mi fuente.

Y ver que los rubores
hermosean tu cara,
y son madrugadores
y nada nos separa.

Y mientras tanto velo
tu reposado sueño,
lo amarro y lo encarcelo
y de él me siento dueño.