jueves, 20 de junio de 2013

ENGASTADORES



Engastadores de oficio,
artistas por vocación
no exentos de infatuación
en vuestro noble ejercicio.
Cierta gloria y beneficio
es el pago halagador
al que aspiras soñador
sentado ante tu astillera,
la enarbolas por bandera
de artesano creador.


Engastes de gran belleza
transmitiendo tus buriles
a pesar de tantos miles
de joyas en la cabeza.
Defiendes la fortaleza
del último trabajo hecho,
con la punzada en el pecho
que sentiste de aprendiz,
cuando captaste el matiz
de no tener tu arte techo.


Impagables artesanos
ignorados por el mundo
en vuestro éxtasis profundo
de habilidad en las manos.
Que van llenando de granos
y cortes de terso brillo
en lo aurífero amarillo,
y gemas semejan flores
que van prodigando amores
cual Vírgenes de Murillo.



La luz que tu ser destella
visible en todo iniciado,
es el remonte agrandado
fulgurante de una estrella.
Y va quedando una huella
solitaria en la negrura
que ha sublimado tu altura,
prestando a tu centelleo
el fuego de Prometeo
surgiendo de la espesura.



Tus desbordantes caudales
de bohemio sedentario,
huyendo de todo horario
pregonan tus ideales.
Y son artes inmortales
libertad para crear
y poder alardear
de constante movimiento,
como ráfaga de viento
que se enamora del mar.


E injustamente olvidado
en faustas exposiciones,
para ti no hay efusiones
y has quedado relegado.
Tu trabajo ha terminado,
debes mantenerte aparte,
pues quien trabajo ha de darte
no menciona tu taller,
y hoy al igual que hizo ayer
hace del tuyo su arte.