jueves, 20 de junio de 2013

EN PRESENCIA DEL APÓSTOL

A mi hijo Carlos 


Por fin coronado el Monte del Gozo,
Santiago abraza y acoge cercano,
tarde celeste y calor del verano,
con grandes dosis de fe y de alborozo.

Cercanos a ti, libres del embozo
de ver siempre en ti un sepulcro lejano,
apóstol de Jesús, trigo en su mano
que de él diste fe e hiciste su esbozo.

Grandioso es tu Pórtico de la Gloria,
y asombro en los ojos del peregrino,
nuestro espíritu se extiende y eleva,

por los senderos de España en la historia
y en Clavijo en que cambiaste el destino
de la cruz a hombros que el Maestro lleva.